El Lavamiento de Pies

Cuando termino la cena pascual, Jesús “se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se ciñó. Luego puso agua en un lebrillo y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjuagarlos con la toalla con que estaba ceñido” (Juan 13:4-5).

Jesús dijo, “Pues si yo, el Señor y Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo yo os he dado, para que como yo he hecho, vosotros también hagáis” (Juan 13:14-15) Este primer ejemplo fue dado por nuestro Señor, y es una institución divina. Los creyentes hacen bien en seguir su ejemplo al lavar los pies los unos a los otros demostrando así el espíritu de humildad.

Leave a Reply